Centro de Investigación para la Promoción del Desarrollo Endógeno
Nuestro Menú

 

“Potencialidad de los huertos comunitarios urbanos y periurbanos para garantizar la seguridad alimentaria, en el marco del desarrollo endógeno”

Autores: Francisco Romero, Cruz A. Melean y William Arguello.
Dirección: Centro de Investigación para la Promoción del Desarrollo Endógeno (CIPDE-UNERMB), Edificio Sede Cabimas Universidad Nacional Experimental “Rafael María Baralt”.2do. Piso. Cubículos 9-11. Urb. Los Laureles, C. 3. Cabimas-Zulia. 4013. Telef.0264-8155127.Correo Elect.: agrofranciscoromero@hotmail.com Telf. 0416 - 5616931.

RESUMEN
El proyecto estratégico “Potencialidad de los huertos comunitarios urbanos y periurbanos para garantizar la seguridad alimentaria, en el marco del desarrollo endógeno”, enmarcado dentro del plan Simón Bolívar 2006-2013, tiene como propósito desarrollar en las y los ciudadanos pertenecientes a los consejos comunales del Municipio Cabimas, capacidades técnicas bajo el modelo agroecológico. Impulsando una actitud productiva consciente para la creación de huertos comunitarios en la ciudad y áreas perimetrales, que permitan generar alimentos sanos, mejorar la calidad de vida de la comunidad, afianzar los nexos afectivos y de cooperación entre las personas; preservando y protegiendo el medio ambiente, contribuyendo con ello a garantizar la soberanía alimentaria, y a un modelo de desarrollo sustentable y sostenible.

El estudio se realiza bajo la modalidad Investigación Acción Participativa, que según Averdlick, I (2007) basada en Freire, consiste en trabajar con las comunidades como principio pedagógico. Abordando las comunidades con la implementación de un plan de formación, para lo cual se conformaron 6 equipos de investigadores multidisciplinarios, que atienden en promedio a 4 consejos comunales por trimestre cada equipo; El plan de formación está dividido en 8 talleres, dictados en 6 módulos, se realizan prácticas de campo donde los mismos participantes cultivan sus alimentos, con un tiempo estimado de atención de 120 y 140 días por grupo, entre los cuales se realizan visitas de seguimiento de los huertos y lombricarios.

Durante la ejecución del proyecto, se han atendido 48 Consejos Comunales, capacitando y atendidos directa e indirectamente 1.413 personas, y elaborando 48 huertos comunitarios.

Palabras claves: Agroalimentaria, Agroecología, Huertos comunitarios, Periurbano, Seguridad Alimentaria, Soberanía Alimentaria y Urbano.


INTRODUCCIÓN

¿Cuánta gente tiene el sueño de crear un huerto comunitario, por pequeño que sea y no saber cómo ni donde hacerlo? ¿Cuánta gente desea conocer el placer y la satisfacción de saborear verduras, frutas o alimentos preparados con cultivos que han crecido bajo sus cuidados; y no conoce cómo hacerlo y mucho menos encuentran el lugar idóneo para ello? Estas preguntas son muy comunes en una sociedad cada vez más urbanizada y encerrada, prisioneras por su propia vanidad e iniquidad para socializarse y disfrutar del medio ambiente. Curiosamente esta creciendo el número de personas interesadas en el cultivo de hortalizas, frutales, cultivos de ciclo largo como una forma de hacer ejercicio, entrenamiento y distracción o tener el placer de ser autosuficientes alimentariamente.

Se dice que los sistemas de siembra agroforestales o cualquier otro tipo de siembra de cultivos, son sistemas antiguos de sembrar cultivos en el mundo, es tanto así; que las huertos comunitarios y familiares han sido cultivados desde mucho antes de Cristo, desde la prehistoria, ya que la necesidad de alimentarse del ser humano, lo llevo a cultivar a pequeña escala y darse cuenta que cultivando él, la tierra cerca de su hogar o habitad no tenia que recorrer mucho trecho para obtener sus alimentos, que estableciendo su hogar o casa cerca de donde crecían en abundancia los cultivos, ya sea de forma silvestre o sembrada por ellos, les facilitaba la alimentación de su comunidad, dando origen a lo que conocemos como huerta comunitarias y familiares.

A la llegada de los españoles en América y pasar por suelo Peruano, se sorprendieron de ver que los indígenas no se conformaban en ciudades, sino que se organizaban en pequeños caseríos, casuchas, camuches o chozas, establecidas cerca de los cultivos sembrados o cultivos silvestres comestibles, específicamente entre el río Biobío y el canal de Chacao, en el altiplano Peruano en donde vivían los Mapuches y Huilliches. Estos pueblos eran recolectores y al mismo tiempo, practicaban una agricultura primitiva, reducida a la explotación de pequeños huertos que permitían alimentar a la comunidad. Su forma de vida puede considerarse seminómada, debido a que; cada cierto tiempo, cuando la fertilidad de la tierra disminuía, se trasladaban a lugares propicios para sembrar, donde había gran variedad de cultivos silvestres comestibles y que estaban protegidos por zonas boscosas y cerca de fuentes de agua.

Venezuela también ha sido un país con una cultura agrícola bien arraigada, lo cual se le debe agradecer a los antepasados indígenas que muy eficientemente cultivaron la tierra, alimentándose de los frutos que esta le proveía, por lo que es bueno señalar lo que Álvarez Cabral igual que los españoles que llegaron al altiplano Peruano expreso en el año 1500 lo siguiente sobre como cultivaban la tierra los indígenas venezolanos:

“Ellos no labran ni crían. No hay aquí vacas, ni bueyes, ni cabras, ni ovejas, ni gallinas, ni ningún otro animal que este acostumbrado a vivir con los hombres, ni comen sino ese ñame (yuca), que aquí hay mucho, y de esa simiente y frutos que la tierra y los arboles de sí mismos arrojan. Y con eso andan tales, y tan duros y tan rojizos, como no lo somos nosotros….”
Pero hay que hacer notar que luego de la aparición del oro negro (petróleo), la cultura agrícola fue desapareciendo, siendo desplazada por el bum del petróleo y a las mejores condiciones económicas y sociales ofrecidas por las empresas extranjeras de la época con el apoyo del gobierno de turno, dejando al campo desasistido, sin la suficiente mano de obra para trabajarlo y producir los rubros alimenticios necesarios, debido a la emigración del campesinado en busca de mejores oportunidades en las ciudades o poblados donde se explotaba el petróleo.

Este emigrar de los campesinos en un principio le proporciono todas las comodidades y confort, pero al aumentar de gran manera la cantidad de emigrantes en las ciudades y zonas urbanas se comenzaron a presentar los problemas sociales, económicos y hasta culturales, ya que por el afán del ser humano de mejorar sus condiciones y calidad de vida, hicieron colapsar los sistemas estructurares y servicios básicos de los centros urbanos, ya que no estaban en capacidad para atender a tal cantidad de personas, además de empezar a escasear ciertos alimentos y encareciendo los mismos, por el déficit de mano de obra en el campo; lo que obligo al gobierno nacional a importar una gran variedad de rubros agrícolas que antes se generaban en abundancia en el país para subsanar la escases de los mismos y surtir los mercados nacionales.
Debido a las crisis económicas, sociales y culturales, aunado a la escases de alimentos presente en las zonas urbanas y periurbanas a nivel de los países pobre, en desarrollo y hasta desarrollados, motivó a la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura (FAO) a diseñar un programa para la seguridad alimentaria, denominado Programa Especial para la Seguridad Alimentaria (PESA), el cual permite el desarrollo de la agricultura en las zonas urbanas y periurbanas, apoyando así la producción agropecuaria de cada nación. Empleando este programa en contribución a la producción intensiva de hortalizas, permitiendo usar los terrenos baldíos y espacios disponibles en las zonas urbanas y periurbanas, generando a su vez fuentes de empleo.

En la realidad económica de cada venezolano plantea alternativas nutricionales para ser usadas por el hombre en el medio urbano, periurbano y rural. De esta manera, al promocionar la agricultura, a través del establecimiento de los huertos comunitarios y familiares, la aplicación de este sistema es primordial para atacar el problema agroalimentario del país y de esta manera apuntalar la seguridad alimentaria nacional, a través de la autogestión y autoabastecimiento de las comunidades urbanas, semiurbanas y rurales abaratando el costo de vida de sus habitantes, produciendo alimentos más sanos, mejorando la calidad de vida de los mismos. En este proceso todo el grupo familiar y comunitario colabora en el desarrollo de estas labores en especial las mujeres, los niños y niñas, ya que casi siempre el padre está trabajando en otro sitio y muchas veces realizando otras labores.

Sin embargo durante cientos de años, los pequeños agricultores ubicados en las zonas periurbanas, rural y las comunidades rurales del país han desarrollado y mantenido una gran diversidad de rubros agrícolas en sus huertos, mejorando su adaptabilidad a las condiciones climáticas de su región o zona, a los sistemas y técnicas practicadas para el normal desarrollo de los cultivos, transformando estos cultivos en plantas tradicionales o habituales que son una fuente de producción e ingresos durante todo el año, aun sin usar insumos agrícolas sofisticados. Por lo que en los países desarrollados, en desarrollo y en especial los pobres, estos sistemas productivos contribuyen en gran forma a la seguridad alimentaria y la subsistencia de las comunidades.

Por tanto el Gobierno Nacional apoyado en el Programa Seguridad Alimentaria PESA que dirige la FAO, el Programas Nacional “Todas las Manos a la Siembra” y la Misión Agrovenezuela que están enmarcados dentro de la Líneas Estratégicas del Proyecto Nacional Socialista Simón Bolívar 2007 – 2013, como son: La Suprema Felicidad Social que dice que “A partir de la construcción de una estructura social incluyente, un nuevo modelo social, productivo, humanista y endógeno, se persigue que todos vivamos en similares condiciones, rumbo a lo que decía “El Libertador” y La Democracia Protagónica Revolucionaria que dice que “Para esta nueva fase de la Revolución Bolivariana se consolidará la organización social, de manera tal de transformar su debilidad individual en fuerza colectiva, reforzando la independencia, la libertad y el poder originario del individuo”, que permitirá impulsar y fortalecer la producción agrícola regional y nacional, apoyando así la seguridad alimentaria nacional mejorando la calidad de vida de las comunidades.

Por lo que este Proyecto esta inmerso en el Proyecto Estratégico 2011 “Potencialidad de los Huertos Comunitarios Urbanos y Periurbanos para Garantizar la Seguridad Alimentaria, en el Marco del Desarrollo Endógeno” que se ejecuta a nivel del municipio Cabimas del Estado Zulia, el cual es financiado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación a través del Fondo de Ciencia y Tecnología (FONACIT), cuya aplicación se lleva a cabo en las nueve (09) parroquias del municipio Cabimas que tiene como Objetivo General: Determinar la potencialidad de los huertos comunitarios urbanos y periurbanos para garantizar la seguridad alimentaria, en el marco del desarrollo endógeno.

MATERIALES Y METODOS

El Proyecto Estratégico 2011 “Potencialidad de los Huertos Comunitarios Urbanos y Periurbanos para Garantizar la Seguridad Alimentaria, en el Marco del Desarrollo Endógeno”, se lleva a cabo en las nueve (09) parroquias tanto urbanas, periurbanas como rurales que conforman el municipio Cabimas del estado Zulia, el cual se ejecutará en un periodo de dos (2) años, en donde se deben atender y capacitar de manera directa e indirecta a siete mil doscientas (7.200) ciudadanos y ciudadanas, construyendo y estableciendo ciento veinte (120) huertos comunitarios.

El proyecto tiene como Objetivo General: Determinar la potencialidad de los huertos comunitarios urbanos y periurbanos para garantizar la seguridad alimentaria, en el marco del desarrollo endógeno y como Objetivos Específicos: a) Facilitar herramientas que permitan a los participantes, estar en contacto directo con el ecosistema y dar un uso eficiente de los recursos, con lo que pueden alcanzar un mayor rendimiento económico-productivo, b) Sembrar plantas medicinales, alelopáticas y especias (condimentarias) como barreras protectoras y su posterior procesamiento para la elaboración de productos, a través de métodos prácticos y sencillos, c) Generar o producir abono orgánico y las semillas necesarias para establecer ciclos de siembra a muy bajo costo; además de instruir a los participantes a la construcción o elaboración de barbacoas y/o canteros, con una dimensión estándar de 3,00 mts. de largo por 1,20 mts. de ancho y entre 0,60 a 0,70 mts. de alto, esto es para las barbacoas y el mismo largo y ancho para los canteros, utilizando para ello material reciclable, d) Por medio de la utilización de canteros y/o barbacoas, realizar siembras de los cultivos en los fondos de las viviendas o espacios disponibles, proporcionando beneficios y suministrándole a los productores, estudiantes y comunidad en general, un excedente que le permitirá un ingreso económico y e) Trasmitir las diversas operaciones relacionada con la cría, tratamiento y producción de epigeas, para que por medio de estas producir residuos orgánicos como abono solido y liquido de excelente calidad para las siembras de cultivos.

Todos estos objetivos se alcanzaran a través de la aplicación de la modalidad Investigación Acción Participativa, por lo que se realizan actividades en las mismas comunidades con los participantes o personas de estas, comenzando con la formación y capacitación, además de afianzar los conocimientos de las comunidades mediante una metodología teórico-práctico, facilitado por medio de video-talleres, charlas, discusiones y llevándolos al campo de trabajo para que sean ellos mismos que cultiven los rubros vegetales alimenticios que apetecen aplicando técnicas Agroecológicas. Para alcanzar el aprendizaje y capacitación de los participantes se dictan los siguientes talleres:

  • Elaboración de Huertos y Semilleros.

  • Elaboración de Compost y el Uso de las Plantas Medicinales como Barreras Protectoras contra las plagas y enfermedades.

  • La Lombricultura.

  • Hidroponía.

  • Elaboración de Barbacoas y/o Canteros.

  • Elaboración de Proyecto Productivo Agroecológico.

Con esta metodología practica y sencilla, a través del dictado de los talleres se espera que las familias y en general las comunidades tomen conciencia de la importancia de poder ellos producir ciertos rubros vegetales alimenticios que va en beneficio de su bienestar corporal, orgánico, humano y ambiental, ya que saben que están produciendo, cómo y en donde, mejorando las relaciones interpersonales de las familias y las comunidades debido a la constante relación entre ellos, haciendo más ameno el convivir, consumiendo alimentos sanos, de buena calidad e impactando en menor grado el medio ambiente, ya que se aplican técnicas agroecológicas, haciéndolo sostenible y sustentable en el espacio y el tiempo, dejando así un legado para que las futuras generaciones puedan disfrutar de estas técnicas y estrategias de siembra, además de un ambiente limpio sin contaminantes.

Esta metodología permite que la investigación se contextualice como un estudio desde la perspectiva Cualitativa, dado que la orientación principal es conocer la realidad de las comunidades urbanas, periurbanas y rural del municipio Cabimas y las prácticas agrícolas utilizadas. Revisando desde la óptica contextual y perspectiva de las localidades ubicadas en el municipio, durante una temporalidad definida. En la misma se consideraran la diversidad de aspectos necesarios para conocer de manera integral la situación objeto de estudio, como es la implementación de los huertos desde la perspectiva agroecológica.

Metodológicamente la investigación se encuentra enmarcada en el método cualitativo siendo consecuente con ello el uso de técnicas de indagación propias del enfoque. El método cualitativo estudia el todo integrado, el cual está constituido por unidades de análisis, donde se procede a la búsqueda de datos que emergen desde un contexto dado.

Martínez (2007) señala que el enfoque cualitativo es dialéctico y sistémico, considerando que la primera característica se da porque el sujeto conocedor y el objeto conocido mantienen un dialogo interpretativo durante la indagación y es sistémico porque las realidades estudiadas son complejas, y con presencia de interrelaciones que deben ser estudiadas. Entendiendo que un problema de investigación que requiere conocer sus interrelaciones y las diferentes perspectivas debe hacerse con métodos integrales, puesto que de otra manera se origina un problema metodológico ante el abordaje desintegrado o dividido de su complejidad, lo que impide la comprensión de las realidades en su totalidad.

 

www.cipdeunermb.net.ve CREADA: Dra. Teresa Ayala / DIRIGIDA: Lcda. Yeirika Parra / DISEÑADA: Ebinson Ramos Sthormes
Centro de Investigación para la Promoción del Desarrollo Endógeno © Copyright. Todos los derechos reservados 2014